viernes, 7 de agosto de 2015

9 El naturalismo literario europeo

» Características del Naturalismo





Características del Naturalismo

El naturalismo fue un movimiento literario, artístico y filosófico que surgió en el siglo XIX, contrapuesto al idealismo y el romanticismo, como una especie de continuación del realismo pero de forma más intensa o radical; oponiéndose a los lineamientos del romanticismo, en donde se buscaba un ideal romántico con tendencias metafísicas, oponiendo a ello el naturalismo, que tomaba como base el tratamiento científico de la naturaleza, enfocado a las condiciones sociales y subjetivas del ser humano, tomando como fundamento una concepción propia de lo natural, traducido esto a que el naturalismo era la aplicación de los principios científicos del determinismo y del realismo, entendiéndose por un realismo elevado a su máxima expresión.
Este movimiento se cimienta en reproducir la realidad con una objetividad perfecta y documentada en todos sus aspectos, tanto en los sublimes como en los más vulgares, lo cual queda más patente en la literatura, en donde se usó como un medio de crítica social para expresar las taras sociales, tales como el alcoholismo, la prostitución, la violencia y la pobreza. El máximo exponente de este movimiento fue el escritor y periodista francés Émile Zola.

Características del naturalismo

Algunas de las características que posee el naturalismo:

Se contrapone al romanticismo.- Este movimiento al igual que el realismo rechaza la evasión propia del romanticismo, enfocándose en la realidad material y cotidiana, a veces en forma grotesca en cuanto al tratamiento de algunas temáticas.
Falta de Albedrío.- Se caracteriza por presentar al ser humano como determinado por la herencia genética y por la influencia del medio en el que vive, ya sea para su elevación o su sobajamiento, sin que el hombre tenga libre albedrío. La fisiología (herencia) es el motor de la conducta del hombre, siendo incapaz de actuar por sí mismo, y se da una anulación del elemento espiritual en el ser humano, en favor de las fuerzas deterministas naturales (mecanicistas) de la materia.
Es Descriptivo.- En la literatura naturalista hay una minuciosidad en las descripciones, tanto de los personajes en sí como de sus personalidades, su forma de pensar y de ser, así como de las situaciones, tiempos y lugares en los que se ubican las tramas, siendo la novela el género en el cual más influencia tubo esta corriente. De la misma manera en otras vertientes artísticas, como la pintura, se busca el detalle, describiendo aquello que se está pintando, llegando incluso a obras tan detallistas que dan la impresión de ser fotografías al ser observadas. Algunos de los principales exponentes de esta corriente son, Camille Corot, Théodore Rousseau, y Charles-Francois Daubigny.
Temáticas mórbidas o patológicas.- La literatura naturalista es prolija en novelas, siendo temas recurrentes, las distintas facetas deplorables del ser humano; son temas constantes, el alcoholismo, la prostitución, la miseria, la incultura, la suciedad y la mal sanidad en que vivían las clases más bajas de la sociedad, siendo detallista en las descripciones tanto de los personajes y sus taras patológicas, como en la descripción de las condiciones en que viven los personajes. Reina un pesimismo en la temática y el desarrollo de las historias, tomando un aspecto decadente de la sociedad y del hombre en sí, anulando los principios morales y sociales, y haciendo una apología de los instintos naturales, ya sean estos loables, (amor filial, maternidad, etc.) o patológicas y morbosas, (codicia, concupiscencia, desviaciones sexuales, etc.), siendo por ello tachado en ocasiones como literatura pornográfica, al tratar temáticas de esa índole, en forma grotesca y despreocupada, siendo sus principales personajes, maniáticos, criminales, prostitutas, depravados y desviados sexuales.
Uso de lenguaje coloquial o vulgar.- En las obras literarias pertenecientes a este movimiento, es común encontrar el uso del lenguaje vulgar, sobre el lenguaje cortés o correcto, habiendo una ausencia de lirismo. Esto se hacía buscando la abolición de las reglas literarias, a las que se tildaba de producto de la tiranía académica.
Crítica social.- En sus temáticas hace crítica social, de la manera más mordaz posible, llegando al feísmo literario, criticando a la política de su tiempo, a la iglesia, así como a la sociedad en general, exponiendo lo peor de la naturaleza humana y lo peor de la vida social, a través de las enfermedades sociales, tales como el alcoholismo, prostitución y las desviaciones sexuales, poniéndolos como parte central en sus tramas, aunque también se dio el caso contrario, exponiendo lo más notable y loable de la naturaleza humana. A este respecto hay que destacar que gran número de las novelas de esta corriente, no buscan divertir al público, sino enseñar didácticamente, lo que el pseudo-cientificismo del naturalismo creía, era lo científicamente correcto en cuanto a la naturaleza humana

No hay comentarios.:

Publicar un comentario